TE INTERESA

5 tipos de algas comestibles más famosas y sus beneficios

07 Oct 2020 no comments suministros Categories NoticiasTags , , ,

Las algas se clasifican, de forma general, por su color. Se encuentran azules, rojas, verdes y marrones. Entre ellas, destacan los 5 tipos de algas comestibles con beneficios para la salud. Añadirlas a la dieta diaria es una forma de aumentar el consumo de algunos nutrientes, como vitaminas y minerales.

“Hoy en día se conocen más de 20 000 especias de algas y los humanos en todo el mundo han consumido un gran numero de ellas.”

Forman parte de la cultura gastronómica de muchos pueblos desde hace siglos, tanto en las islas británicas y Asia, como Islandia y Hawai. Su consumo se ha expandido alrededor del mundo gracias a los posibles efectos positivos para el organismo. Los repasamos a continuación.

¿Cuáles son los beneficios de las algas comestibles?

Las también llamadas “verduras marinas” tienen una composición nutricional que aporta tanto micronutrientes como macronutrientes en aquellas dietas donde se consumen con regularidad.

“Aparte de destacar el sabor y aroma a mar que dan a la cocina, tienen propiedades que merece la pena conocer.”

Los que más destacan y despiertan el interés de la industria son las proteínas, los ácidos grasos omega 3, los polifenoles, los carotenos y algunos polisacáridos. Todos ellos se acompañan de buenas cantidades de vitaminas y minerales.

Así, gracias a estos nutrientes y propiedades, se habla de las algas comestibles como alimentos funcionales o “nutracéuticos”. Resumimos a continuación los principales beneficios para la salud comprobados en un un artículo científico del año 2017.

Las algas comestibles se emplean en gastronomía por su aporte de aromas de mar y sus beneficios para la salud.

Protección cardiovascular

Algunos de los compuestos presentes en las algas pueden ayudar al control de los factores de riesgo que afectan al corazón, las arterias, las venas y la circulación sanguínea. La relación entre estos y el colesterol, los triglicéridos o la hipertensión arterial es de protección frente a los eventos peligrosos como los infartos y los ictus, según comentan los hallazgos científicos.

Efecto antiinflamatorio

Uno de los problemas de salud a largo plazo es el derivado de las situaciones de inflamación crónica en el organismo. Aunque se trata de una reacción normal cuando es aguda, si perdura en el tiempo deriva en enfermedades como artritis, trastornos intestinales o asma.

La presencia de ácidos grasos omega 3 en las algas, así como de astaxantina, un tipo de antioxidante, son los que les confieren esta propiedad antiinflamatoria.

Alginato para las toxinas y metales pesados

El alginato es un tipo de carbohidrato complejo que se encuentra presente, sobre todo, en las algas pardas como kombu o wakame. Una vez en el organismo, tienen la capacidad de absorber toxinas y metales pesados, disminuyendo la captación de colesterol.

Además, promueven la sensación de saciedad y podrían ser beneficiosas como acompañamiento de la dieta y el ejercicio en los tratamientos de sobrepeso. Aunque, por lo pronto, los resultados no son concluyentes.

Mejora de la salud intestinal

Son varias las formas en las que la ingesta de algas comestibles ejerce un efecto positivo en el estado del intestino y la microbiota. Gracias a la presencia de fibra, mejoran la digestión y previenen el estreñimiento.

Además, algunos de sus componentes particulares pueden tener una actividad prebiótica. Los prebióticos son sustancias que estimulan el crecimiento intestinal de aquellas bacterias que habitan esta zona y que resultan beneficiosas.

Fuente de vitaminas y antioxidantes

Estos micronutrientes son necesarios en pequeñas cantidades para desarrollar determinadas funciones orgánicas básicas. Pero los humanos no podemos fabricarlos, así que es necesario que sean suministrados a través de la dieta para evitar posibles carencias.

“Algunas algas presentan una conocida actividad antioxidante que protege frente a problemas como el envejecimiento prematuro y las dificultades neurológicas.”

Las algas comestibles son una buena fuente alimentaria de vitamina C, E y de todas las del grupo B. También aportan betacarotenos, que en el organismo se acaban convirtiendo en vitamina A. Algunas de ellas presentan una conocida actividad antioxidante que protege frente a problemas como el envejecimiento prematuro y las dificultades neurológicas.

Los 5 tipos de algas comestibles más consumidas

Dentro de la gran cantidad de verduras del mar que se pueden introducir en la dieta, existen algunas que se usan de forma más habitual. La mayoría de ellas precisan un remojo previo para ablandarse. Se trata de alimentos muy concentrados, con lo que pequeñas cantidades de 5 a 8 gramos son suficientes.

1. Nori

Aunque su color parece más bien negro, pertenece a la familia de las algas rojas. Es la más consumida en el mundo, quizás porque es la que se usa para elaborar los rollitos del sushi. Sin embargo, sus aplicaciones en la cocina admiten más variaciones.

Se pueden tostar las láminas con una llama o en el horno. Una vez desmenuzada, se añade como condimento en ensaladas, platos de arroz o de legumbres fríos.

2. Espagueti de mar

Abundante en las costas del atlántico, esta alga comestible tiene forma de cintas alargadas que recuerdan a la popular pasta italiana. Previo a su uso, es recomendable remojarla dos veces en agua para eliminar todo el exceso de sal.

Después se puede rebozar con harina de garbanzo y obtener un aperitivo crujiente o un buen acompañamiento de platos de carne y pescado.

3. Wakame

Esta alga de color pardo es la tercera más empleada en cocina en todo el mundo. Tiene un sabor bastante suave y se puede añadir en ensaladas una vez remojada y un poco tostada. También va bien en platos que necesitan una cocción más larga, como caldos, purés de verduras o potajes de legumbres.

4. Kombu

De la familia de las laminarias, se trata de otro tipo de alga parda igual que la wakame. En apariencia, son bastante parecidas, ya que las dos presentan una hoja ancha y carnosa.

Se puede usar para cocinar la sopa de miso típica de la cocina japonesa, aunque también es buena para añadir a las ensaladas. Es una alga que necesita bastante tiempo de cocción, con lo que puede tenerse siempre una pequeña cantidad cocida en la nevera.

Las algas marinas más consumidas en el mundo son de 5 tipos, con sus aplicaciones particulares.

5. Dulse

Esta alga comestible presenta un color rojo llamativo y ya era consumida por los celtas y vikingos en sus largas travesías marítimas. Es muy típica en las cocinas de Canadá y de Noruega.

Tiene una textura cartilaginosa y un sabor que recuerda al de los crustáceos. Se cuece durante 10 minutos con los potajes de legumbres o verduras o se puede tostar en el horno y aliñar todo tipo de platos.

Estos alimentos marinos ofrecen la posibilidad de aportar a la dieta vitaminas y minerales, ácidos grasos omega 3, fibra dietética y otros componentes propios de las algas. Tienen capacidad antiinflamatoria, antioxidante y protectora de la salud cardiovascular.

Todo ello ayuda a mejorar la incidencia y la afectación de algunas enfermedades crónicas. Sin embargo, es importante destacar que pese a las posibilidades que ofrecen para la salud, es necesaria más investigación.

Anna Vilarrasa

Fuente: Mejor con Salud

 

https://mejorconsalud.com